febrero 7, 2023

Revista V+65

El magacine para +65

Cada vez es más habitual el consumo de vitaminas o suplementos entre la población y a cualquier edad, generalmente buscamos su ayuda en momentos de cansancio que puede estar provocado por diversos factores, como falta de hierro (anemia), falta de magnesio, falta de vitamina D y vitaminas C o las del grupo B (sobre todo vitamina B12 imprescindible su necesario aporte a partir de los 65 años), y así un largo etc.. de nutrientes que nuestro cuerpo necesita y que debido al aumento de comidas envasadas, altamente azucaradas y sometidas a procesos industriales, hace que pierdan muchas propiedades en forma de vitaminas y nutrientes beneficiosos para nuestra salud.

Aunque lo mejor es prevenir y acostumbrarnos a llevar una dieta sana y equilibrada, así como practicar ejercicio de forma regular, a veces se llega a los 65 con alguna carencia de nutrientes especialmente necesarios en esta etapa.

A continuación, vamos a ver algunas de las vitaminas y suplementos más beneficios para nuestra salud a partir de los 65 años, y que en muchas ocasiones se presentan deficiencias de ellas:

-RESVERATROL. Es muy popular porque su nombre está asociado a su gran factor antienvejecimiento debido a su gran poder antioxidante. Presente sobre todo en la uva roja, y por eso se dice lo saludable de una copa de vino tinto al día para prevenir enfermedades propias de la edad. Pero además también actúa como antiflamatorio y se investiga su relación con la prevención de enfermedades como el alzheimer o parkinson.

-CALCIO Y VITAMINA D. Desde pequeños nos inculcaban a tomar leche para tener unos huesos fuertes, por eso a partir de los 50 años es más importante aun el consumo de estos nutrientes para evitar la osteoporosis y las fracturas ocasionadas por su carencia. Se puede tener un aporte con una alimentación enriquecida en lácteos (y la leche entera, sí entera, que no os asuste el colesterol que a eso ya dedicaremos otro apartado), también el pescado azul, las sardinas o el salmón son una buena fuente, setas y champiñones, frutos secos, y SOBRE TODO una exposición diaria de al menos 10 minutos a la luz solar (con la piel descubierta claro está), ése el aporte de Vitamina D más eficaz!.

-VITAMINAS A Y C. La vitamina A también conocida como retinol, es muy beneficiosa para la vista, así como para evitar procesos infecciosos, además tiene contenido en betacaroteno que es un gran antioxidante, al igual que la vitamina C, ésta última juega un papel muy importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario (al igual que la vitamina D).

Estas vitaminas se pueden encontrar en un consumo habitual de frutas cítricas (naranjas, mandarinas, etc..), frutas de colores anaranjandos y/o rojos por su aporte en betacarotenos (albaricoques, melocotones), así como zanahorias, sin olvidar los frutos rojos como arándanos, y también en verduras de hojas de color verde (espinacas, acelgas, berza, lechuga, etc..).

-VITAMINAS DEL GRUPO B. Juegan un papel muy importante en el bienestar del sistema nervioso y de un buen funcionamiento cognitivo, ayudando además a prevenir estados de decaimiento o de falta de energía. Se encuentra sobre todo en cereales integrales, carnes blancas y rojas, hígado, huevos y legumbres. Cobra especialmente con los años, el aporte de vitamina B12.

-MAGNESIO. Contribuye también a un buen funcionamiento del sistema nervioso, previene los dolores musculares y los calambres nocturnos. Además contribuye a la relajación muscular y emocional. Favorece el sueño y además es un gran aliado contra la hipertensión. No debería faltar nunca su aporte en la dieta diaria, lo podemos encontrar en cereales integrales (sobre todo la avena integral), frutos secos (almendras, pipas de calabaza, avellanas..), espinacas y el chocolate negro (2 onzas al día y en momentos bajos nos aportará rápidos beneficios).

Estos son los principales aportes de alimentos diarios que se necesitan a partir de los 65, para tener una salud equilibrada. Aunque hay muchos más nutrientes que en equilibrio nuestro cuerpo necesita, pero éstos que hemos enumerado digamos que son los imprescindibles para incluir en nuestra alimentación diaria.