junio 14, 2024

Revista V+65

El magacine para +65

Alimentación y Naturaleza Sabia

Cada vez más nutricionistas y profesionales de la salud, aconsejan la importancia del consumo de alimentos de temporada y de cercanía, y es que si nos fijamos la propia naturaleza es sabia y dependiendo de la zona donde vivamos nos ofrece una alimentación de forma natural en equilibrio con las necesidades nutricionales que presentamos en cada región y en cada época (teniendo en cuenta el clima, la orografía del lugar, etc..).

Soy de las que piensa que los alimentos que encontramos en cada época del año esta relacionado con las necesidades alimenticias que precisamos en cada estación. Todos sabemos que en verano necesitamos hidratarnos más por las altas temperaturas y sentimos más necesidad de beber y de productos frescos, así como en invierno nuestro cuerpo nos pide alimentos más contundentes que nos hacen entrar en calor como los utilizados para hacer potajes.

Es por ello que si nos fijamos, en verano encontramos todo tipo de frutas frescas, la mayoría de ellas con gran cantidad de agua que satisfacen las necesidades de esta estación, también encontramos gran variedad de verduras y hortalizas, como pimientos, tomates, pepinos, etc.. que podemos tomar tanto en crudo como cocinados como es el caso del tan saludable gazpacho en verano. Normalmente estos alimentos frescos solo duran o dan su fruto durante la estación estival, pero si nos fijamos hay otros alimentos que aunque se recolectan también en verano, como es el caso de las patatas o de algunas legumbres, su utilización es cuando están secas para así poder utilizarlas durante el invierno que es cuando necesitamos platos más contundentes para soportar las bajas temperaturas, así se recolectan en verano y se van secando para estar listas en invierno. Del mismo modo encontramos también frutas con alto contenido en vitamina C (naranjas, limones, pomelos, kiwis) a plena producción durante el otoño e invierno, frutas que casualmente nos protegen de los resfriados invernales.

También los frutos secos, como las avellanas, nueces o castañas de finales de verano y otoño que nos aportan grasas naturales durante el invierno.

Es por ello necesario «reaconstumbrarse» a consumir local y de temporada, éstos alimentos nos aportan todo lo que necesitamos nutricionalmente porque sabiamente maduran y crecen en zonas y épocas estratégicas para nuestra salud. Es recomendable llevar una alimentación saludable, ya solo por el hecho de saber que nos alimentamos bien ya nos sentimos mejor, aunque aunque a veces es difícil seguirla a rajatabla si sucumbimos a la cantidad de alimentos precocinados que nos rodean en los supermercados, pero en el momento que volvemos a acostumbrarnos a dar prioridad a los alimentos de cercanía nos sentimos más reconfortados.

Por todo esto, es interesante pararse a pensar que realmente «la naturaleza es sabia» y nos pone a disposición nuestros alimentos en perfecto equilibrio con las necesidades que requerimos en cada estación. La propia naturaleza nos aporta lo que necesitamos en cada época, así es que razón de más para cuidar de ella.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies