junio 14, 2024

Revista V+65

El magacine para +65

Nutricosmética a partir de los 60

A medida que envejecemos, nuestra piel, cabello y uñas experimentan cambios naturales propios de la edad que pueden afectar nuestra salud y apariencia.

Y es aquí donde la nutricosmética nos va ayudar, se trata de una combinación de nutrición y cosmética, que se presenta como una opción prometedora para abordar estos cambios desde adentro. Para las personas mayores de 60 años, cuidar la piel, mantener la vitalidad y fortalecer el cuerpo desde el interior se vuelve crucial. Aquí exploraremos cómo la nutricosmética puede ser una aliada valiosa para nuestra salud a partir de los 60 años.

La nutricosmética complementa a una alimentación saludable, ya que muchas veces los nutrientes que nos aportan los alimentos, no los absorbemos de forma adecuada debido a los factores de procesado que sufren muchas veces los alimentos desde su origen hasta que llegan a nuestra mesa.

Estos son los 8 factores principales que aborda la nutricosmética:

1. El Envejecimiento y sus Efectos en la Piel:

El proceso de envejecimiento conlleva la pérdida de colágeno y elastina, proteínas esenciales para la elasticidad y firmeza de la piel. Además, la reducción en la producción de antioxidantes aumenta la vulnerabilidad a daños causados por los radicales libres. La nutricosmética se centra en contrarrestar estos efectos desde adentro.

2. Antioxidantes:

Vitaminas como la C y la E, junto con minerales como el zinc y el selenio, actúan como poderosos antioxidantes. Estos neutralizan los radicales libres, reduciendo el estrés oxidativo y promoviendo una piel más saludable.

3. Colágeno y Ácido Hialurónico:

Suplementos de colágeno y ácido hialurónico son fundamentales para mantener la hidratación y elasticidad de la piel. Estas sustancias ayudan a reducir la aparición de arrugas y líneas finas, comunes en la piel madura.

4. Omega-3:

Los ácidos grasos omega-3, presentes en pescados grasos y suplementos de aceite de pescado, son beneficiosos para mantener la hidratación de la piel y combatir la inflamación, proporcionando una apariencia más radiante.

5. Vitaminas para el Cabello y las Uñas:

Biotina, vitamina A, y vitamina E son esenciales para fortalecer el cabello y las uñas. Estos nutrientes promueven el crecimiento y reducen la fragilidad, problemas comunes en la población mayor.

6. Adaptógenos y Antienvejecimiento:

Plantas adaptógenas como el ginseng y la rhodiola pueden ayudar a combatir el estrés, un factor clave en el envejecimiento prematuro. También se han estudiado por sus propiedades antienvejecimiento.

7. Importancia de una Dieta Equilibrada:

La nutricosmética se combina con una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable. Una alimentación rica en frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros proporciona los nutrientes necesarios para la salud en general.

8. Consulta con Profesionales de la Salud:

Es crucial consultar con profesionales de la salud antes de incorporar suplementos a la rutina diaria, especialmente en personas mayores que pueden tener condiciones de salud preexistentes o estar tomando medicamentos.

Conclusión:

La nutricosmética ofrece un apoyo holístico para el cuidado de la piel y la belleza en la edad madura. Al abordar las necesidades nutricionales específicas, se puede mejorar la salud y la apariencia de la piel desde el interior. Sin embargo, es importante recordar que la nutricosmética no es un sustituto de un estilo de vida saludable y equilibrado, sino una herramienta complementaria en el camino hacia el envejecimiento saludable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies